Todos sabemos que el cuerpo y la figura femenina tienden a cambiar con el paso del tiempo.

Los años hacen sus propios ajustes. Después de los 40, el metabolismo se ralentiza, ocurren cambios hormonales y el cuerpo se vuelve menos flexible y móvil.

Esto afecta en gran medida tanto la condición física de las mujeres como su estado mental.

Puedes asimilar tal situación y dejar caer las manos, o bien puedes intentar cambiar algo.